Buenos días Valldoreix

VALLDOREIX “B” 9-3 SAGRANENC

 Abrimos persiana y estrenamos libros. La emoción de la nueva temporada sirve de aliciente para empezar con fuerza el curso. Juventud y calidad para poner en la cúspide el nombre de un equipo que suena autoritario. El Valldoreix FC va líder.

Los dos equipos en el saludo inicial. Foto: Javier Latre

El resultado final hizo justicia a un equipo que estuvo muy por encima del Sagranenc. Dos errores infantiles y el constante ataque verdiblanco supusieron un triste 3 a 2 en el primer tiempo. En la segunda mitad, el Sagranenc se vio incapaz de rebotar el balón de su área por lo que el partido acabó siendo una fiesta de goles.

Sólo hizo falta visualizar los primeros minutos de juego para poder augurar un resultado abultado. Desde el silbido inicial, los verdiblancos dieron muestras objetivas de tener un ritmo y nivel de juego muy por encima de las temporadas anteriores.

Cote de Alfonso, con el brazalete enfundado, tardó cinco minutos en abrir el marcador. El chico maravilla Jan García-Planas tiró de garra para rescatar un balón en los confines del campo. Con el mundo encima puso un centro-chut con el exterior. El balón, habiendo superado al guardameta, llegó a botar en la línea de gol. Cote de Alfonso para cercionarse del tanto, acompañó la pelota dentro de la portería.

Abrumados por el ataque fructífero del Valldoreix, el Sagranenc optó por aquello que tantas veces da resultado en cuarta catalana, balonazo arriba y sálvese quién pueda. Una de estas jugadas catapultadas llegó a los límites del área de Quique de Alfonso. En el salto con el delantero, Pablo Pagés puso tímidamente las manos. El colegiado, muy picajoso durante todo el partido, pitó la falta. El peligroso libre directo fue transformado por el seis de los visitantes, Jordi Benítez.

Fue entonces cuando aparecieron los viejos fantasmas que siempre han acechado al Valldoreix. El pánico por la derrota y el nerviosismo de encarar a un rival con esperanzas se convirtieron en los principales adversarios de los de Latre. Los peligrosos ataques del Valldoreix fueron perdiendo pegada, dando así oportunidad al Sagranenc de encontrar portería a la contra.

De hecho, un rápido contraataque del Sagranenc supuso el desempate. Tras una jugada mal finalizada por parte de los locales, los azulgranas se plantaron en el área con dos pases rápidos. El disparo de José Luis Andrés López pilló a Quique de Alfonso sin efectivos para neutralizar el 1 a 2.

Carlos Gironella asociándose con Moler. Foto: Pedro Jordana (archivo)

Después del tanto, los Adria Molero, Carlos M. Querol y Carlos Gironella pusieron el cerrojo en defensa y se dedicaron a construir juego para las bandas. Por su parte, Cote y Jan  desplazaron su eje de movimiento hacia la línea de cal, abriendo huecos para los siempre peligrosos remates de Ramon Ferrer.

Antes de acabar el primer tiempo, Jan García expiró fuertemente para sacar a relucir su pecho de palomo. Todos los balones del mediocampo encontraban los decididos controles de Jan Garcia. El 2 a 2 lo firmó el propio Jan en una jugada en la que sólo él es capaz de sacar petróleo. El extremo derecha batalló un balón de la defensa del Sagranenc para acabar batiendo al sorprendido portero. En el descanso, volvió a marcar un tanto que supuso la codiciada ventaja.

El ímpetu y la garra del jugador atemorizó durante la primera mitad a los zagueros azulgranas. De hecho, el portero visitante pudo comprobar en sus propias carnes de lo que es capaz del palomo Jan. Un jugada del partido dejó a Jan y al meta en uno contra uno. El valiente portero se jugó la testa parando la carrera del 8 verdiblanco.

En la segunda parte, el Valldoreix puso el esprín y dejó atrás al exhausto Sagranenc. Cada jugada de los locales significaba una clara oportunidad de gol. Los centros al área pequeña fueron un verdadero dolor de cabeza para los despistados defensores azulgranas. La facilidad de remate animaba a testar al nuevo portero del Sagranenc.

Las atalayas verdiblancas de la defensa se divirtieron jugando a ser delanteros. Shumi, el siempre paternal Dani Ros y Álvaro Parcerisa dieron altura a los remates que, incomprensiblemente, acababan en las manos del meta rival. Aunque después de varias intentonas, Shumi encontró portería con un formidable cabezazo.

Cote el coyote, cansado de tanto remate desde las alturas, quiso poner su marca diferencial en una jugada sólo apta para los pies más exquisitos. Cinco minutos después del gol de Shumi, Cote la lió en el área pequeña volviendo locos a varios defensores. Cuando encontró espacio, armó la pierna de ataque para fusilar al guardameta.

Los disparos y remates empezaron ha llegar desde todos los ángulos y distancias imaginables. Carlos M. Querol se sorprendió a sí mismo disparando desde los tres cuartos del campo un balón rebotado desde la defensa azulgrana. También lo intentó desde la larga distancia el francotirador Molero. El mediapunta, ligeramente sugestionado por algún compañero de equipo, hizo que el portero achicara un balón desde el medio campo al córner.

Sergio buscando profundidad. Foto: Pedro Jordana (archivo)

Un córner que acabó reportando el 6-2. Joan Marc Bregada “Shumi” volvió a reprender con autoridad el papel de los altos y feroces jugadores del Valldoreix. El saque de esquina botado por Sergio Ferrer-Bosnoms encontró la cabeza de Pedro Jordana. El delantero quiso rematar a puerta pero acabó saliendo un centro a la espalda. Shumi, que esperaba la asistencia con la caña preparada, cruzó el balón dentro de la portería.

El Valldoreix empezó a gustarse con el balón en los pies. El ataque adquirió diferentes formas. Profundidad, centros, disparos de larga distancia… Carlos M. Querol, cansado de no encontrar peligro que neutralizar, se sumó al ataque. Después de zafarse de varios defensores, se plantó en el área pequeña con posibilidad de remate. Generosamente optó por regalar el tanto al ariete Pedro Jordana que, pacientemente esperaba la asistencia salvando el fuera de juego.

La magia argentina de Carlos Gironella se asoció a la sibilina profundidad de Sergio Ferrer Bonsoms. Tango a veloz compás. Todo el ataque del Valldoreix se puso a bailar por delante de los dos genios creativos. En una de estos impetuosos zarandeos, Sergio Ferrer vio la mano imperativa de Pedro Jordana que señalaba insistentemente un pase en profundidad.

El delantero recibió balón y encaró la portería. Su disparo inicial se tropezó con la salida del portero. El rebote golpeó de nuevo en su cuerpo y sólo tuvo que empujar el balón para acabar poniendo el 8 a 2. Poco después, Jan palomo Planas cerró el marcador local gracias a un buen pase de Sergio Ferrer Bonsoms.

La fervorosa alegría del resultado llevó a cometer un último error en defensa. Una falta innecesaria en  los tres cuartos del campo se coló dentro de la laxa defensa verdiblanca. Quique no acertó en la salida y el balón acabó rebotando dentro de las mayas., 9 a 3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 24, 2012 por en Amateur B, partidos B, Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: