Con la épica hemos topado

ESQUERRA L’EIXAMPLE 0-3 VALLDOREIX FC “B”

 Volvió a aparecer y, esta vez, para quedarse. Aquella de la que pocas veces se tiene noticia. La que tamborilea sólo cuando el equipo lo necesita. La de los partidos de imperante intensidad. La de las magulladuras, patadas y empujones. La que lleva apellido Valldoreix. La ÉPICA con mayúsculas.

moldero

Altivo y todopoderoso, saltó al césped el líder de la clasificación, Esquerra l’Eixample. El escenario, el campo dels Enginyers de Barcelona, el mismo que disfrutó de la agónica lucha del conjunto verdiblanco frente a la Roma. El papel de actor secundario, lo protagonizaba un Valldoreix centrifugado, sabedor de los muchos errores que ha ido acumulando a lo largo de la primera vuelta. Los verdes redimieron sus errores y tuvieron una consigna clara para la afrenta contra el opulento líder de la tabla, el Valldoreix entró para divertirse, luchar y ganar.

Sorprendidos quedaron los blancos cuando vieron que, por primera vez, el balón no bailaba entre sus botas. Al silbido inicial, la pelota se acomodó obediente en posesión verdiblanca. Borja Valls adoptó la figura de domador del esférico para deleite de la grada visitante. Por las bandas, Gabi Carreras y Jan García Planas pusieron dirección a los latigazos que Valls y la cuadrilla del círculo central enviaban con profundidad. El primero que pudo abrir la lata fue Gabi Carreras que, tras un buen control orientado puso velocidad a la carrera. En el mano a mano, el portero acabó salvando a su equipo. También Jan pudo adelantar a los verdiblancos en una enmarañada jugada de codos, coditos y codazos que se saldó con una incomprensible tarjeta amarilla para el extremo.

Volvió Don Perico

Fue la medular la que se encargó de poner el primero de la tarde. Jordi el Perico. Perico el de vos y usted. El estilo con dorsal par. El disparo mordido con dirección acertada. El eterno dribling hacia el lado flaco del defensor. El de siempre… El de nunca. En el minuto cinco, pintó una finta corporal que dejó al zaguero desubicado, armó la pierna de ataque y el vestigio de lo que se vaticinaba un disparo demoledor supuso el primero de los tres. El césped era reflejo de lo que pasaba en el banquillo. Abrazos y risas contenidas para seguir luchando en una campaña que acababa de comenzar.

Tras el 0-1, llegó el turno para el edulcorante. Carlos Gironella, dulce como siempre, se encargó de confitar el encuentro con sus recargoladas conducciones. Participes de la posesión de balón fueron la inquisitiva pareja de centrales Shumi y Pablo que supieron redireccionar los inicios de jugada a las bandas del fraterno Dani Ros y Álvaro Navarro. En el minuto 20, Esquerra l’Eixample se desperezó. Conscientes del potencial del rival y que en el Valldoreix la amistad también juega, los blancos empezaron a dar síntomas de liderazgo. Especialmente peligroso fue el número 23, Yago Rodríguez, que, encabezando una batalla individual en ataque, puso en apuros a un acertadísimo Quique de Alfonso. El partido se fue abriendo y, aunque el juego constructivo se postuló claramente a favor de los visitantes, el resultado final fue convirtiéndose en una incógnita para los especuladores.

Carlos dulce de leche sirvió el segundo

Todos temían la reacción de Esquerra l’Eixample tras el descanso. El orgullo ganador de un equipo que abandera la clasificación presagiaban una posible remontada por parte de los locales. Pero no fue así. Las intentonas furtivas de los blancos quedaban aisladas en un mediocampo de franjas verdiblancas horizontales. De nuevo, cinco minutos después de la reanudación, apareció el 20 de los verdiblancos. Carlos Gironella, recibió el balón lejos del área local. Tras zafarse de varias entradas rivales, se coló con grácil facilidad en la frontal donde puso franca la asistencia a Perico. El capitán cruzó el balón a la red poniendo el delirio en el corazón del técnico Javier Latre.

Tras el tanto, se dio entrada a los destructores pivotes defensivos del Valldoreix. La furia checa Alex Rakosnik y el cirujano Querol cepando el medio campo a base de inteligentes faltas alejadas de los dominios de Quique. También entró en el campo Álvaro Parcerisa que, tras la buena actuación de Navarro, continuó dando garantías en el lateral izquierdo. Los verdiblancos optaron por cerrarse atrás esperando el gol de la tranquilidad a la contra. Javi Carreras tiró de velocidad y tuvo alguna oportunidad para engrosar las distancias, pero el orgullo de l’Eixample llevó al Valldoreix a exprimirse en defensa durante los últimos minutos del partido. Los locales, pudieron adelantarse a balón parado, pero las líneas bien marcadas consiguieron mantener la portería a cero.

El 0-3 constató la superioridad del pequeño frente al grande

En el 75 entraron centímetros en el terreno de juego. Pedro Jordana en la punta de ataque y Pau Febrer en el extremo izquierdo. Este último, tuvo una buena oportunidad antes del tercer y último gol de la tarde. El disparo fue desviado a córner por el felino cancerbero. Aunque de ese rechace nació el tercero de los verdiblancos. El saque de esquina fue rebotando en el área pequeña donde, de nuevo Perico, encontró espacio para el remate. El 0-3 supuso la tranquilidad y la certeza de un conjunto que fue tremendamente superior en todos los flancos. Un equipo que primó el escudo ante el dorsal. Donde la grandeza grupal significó la victoria de un todo que funciono como el uno. Épica al servicio del fútbol.


//

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 23, 2012 por en Amateur B, partidos B y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: